La felicidad digital: Freud vs. Maslow

Pirámide de Maslow

¿Los seres humanos crean elaboradas identidades digitales en Internet para ser más felices?

Si Sigmund Freud levantara la cabeza tendría que hacer una clasificación distinta a la que desarrolló en la teoría del psicoanálisis hace unos 40 años.

Freud (Paul Van Scott)

Freud (por Paul Van Scott)

Muy resumido, los tres “yo” que identificaba Freud eran:

El Ello: inconsciente, mis instintos y necesidades animales

El Yo: es mi yo consciente y el que actúa en cada decisión. Actúa de mediador entre el “Ello” y el “Superyó”. Más “estable” psicológicamente será una persona cuanto menor diferencias existan entre el “Ello” y el “Superyó”.

El Superyó: es el que marca las normas sociales y educativas que me han impuesto y que, en muchos casos, entra en lucha directa con lo que mi “Ello” pide. Mi “Superyó” sabe que no se puede robar pero mi “Ello” quiere ese reloj tan bonito que no está vigilando nadie. Todos los vicios suponen una lucha entre el “Ello” y el “Superyó”.

Además de estos tres “yo” que afectan a cómo soy y cómo asumo mis decisiones en el día a día, hay un cuarto “yo” que es el que quiero que los demás vean. No es el cómo soy sino el cómo quiero que los demás crean que soy.

Y hoy en día tenemos una herramienta potentísima para alimentar ese cuarto “yo”: Internet y la identidad digital.

En internet cuelgo las fotos de mis vacaciones, comento mi estado cómo me encuentro cada día, hago reflexiones sobre noticias de actualidad, publico mi currículum vitae para el que pueda interesar, …

Y, ¿por qué es un “yo” distinto?

Porque es mi “yo” público, es el “yo” que sale guapo en las fotos, es el “yo” que hace comentarios ingeniosos a los estados de sus amigos, es un “yo” que considera que sabe mucho sobre un tema y publica su propio blog … Es el “yo” social, el “yo” que quiero que los demás perciban.

Según Abraham Maslow y su famosa pirámide de las necesidades humanas, el ser humano necesita cubrir una serie elementos en su vida para estar motivado y ser feliz. Se aplica mucho en el entorno de una empresa pero tiene aplicación a nivel particular del individuo y a nivel de sociedades completas.

Pirámide de Maslow

Pirámide de Maslow

  • En los niveles más básicos, el ser humano necesita tener cubiertas sus necesidades vitales básicas: comer, beber, dormir, , no tener frío ni calor excesivo. Es decir, el ser humano necesita tener su “Ello” calmado y con sus necesidades básicas cubiertas para poder avanzar. Un individuo o sociedad con hambre no dedica su talento a la filosofía o las artes. Busca comida.
  • En el siguiente nivel está la Seguridad ya que, si tengo problemas de salud o si mi vida está en riesgo por una guerra o catástrofe natural, solo puedo preocuparme por resolver eso. Sigue relacionado con el “Ello” y el instinto de supervivencia.
  • Posteriormente están las necesidades de afiliación y afecto: sentimiento de pertenencia a un grupo, sentirse querido y respetado, el ser humano es un ser social y como tal necesita sentirse aceptado por otros. Las redes sociales proporcionan una herramienta básica para cubrir esta necesidad. Aquí pasamos a un “Yo” más consciente aunque en el fondo sea el “Ello”  …
  • El siguiente nivel es el reconocimiento, el individual (autoestima) y el que los demás tienen de mí y cómo lo manifiestan. Así, en el mundo empresarial, se ha demostrado que, mientras una subida de sueldo tiene un poder motivante puntual, una vez cubierto el salario apropiado para satisfacer el nivel de seguridad que requiere el individuo, es más motivante el reconocimiento por la labor bien hecha. Tener 1000 seguidores en twitter , 500 amigos en facebook comentando lo graciosa que es mi última ocurrencia y un blog con miles de visitas, entra en este apartado. Y creo que sigue siendo el “Ello” al que afecta este nivel de motivación. Las normas sociales o el “Superyó” también obligan al individuo a triunfar, a ser reconocido, a ser líder de masas. “Pues mi hijo es presidente de …”,  “pues el mío, más”.
  • El último nivel es el de Auto-realización. En este nivel la persona es feliz haciendo lo que hace porque tiene una utilidad indiscutible, un sentido que le llena y en sí mismo le hace saber que todo vale la pena.

Pues bien, en la sociedad actual hemos debido de cubrir los niveles de supervivencia y seguridad ampliamente y nos lanzamos a crear una identidad digital que nos permita afiliarnos, sentirnos queridos y reconocidos como herramientas para ser más felices. Y con un “yo” digital, preparado a medida por mi mismo para dar la mejor imagen de mi mismo.

En el directo de la vida real no siempre sale mi mejor perfil y mis comentarios no son siempre los más ingeniosos. Mi “yo” digital tiene la oportunidad de preparar sus respuestas y dar siempre la imagen que quiero que los demás tengan de mi.

¿Nos permitirá esto auto-realizarnos?.

Imágenes:  Freud (por Paul Van Scott) y Pirámide de Maslow.

OTROS POSTS

Enlazados en

Comentarios (4)

  1. smartsie -

    Hola lorena, soy gerente de una planta de manufactura, y actualmente me encuentro con el hermoso reto de hacer crecer una empresa en condiciones adversas, conformando un equipo exitoso de ejecutivos, todos jovenes y con potencial enorme; por ello he estado reflexionando sobre las toerías motivacionales para encontrar un click que me pueda ayudar a encausar, -dentro de un marco de exigencias y responsabiidades, siempre presente en los negocios actuales-, la capacidad de estos chicos y a su vez ayudarles a encontrar sus “zanahorias” (como me decia un antiguo jefe) en la vida profesional y personal.

    Me pareció interesante tu articulo y no quise dejar pasar el agradecerte tu columna, (un poco tarde después de su publicación), pero bueno esto tambien es lo interesante, que a veces puedes acceder a la mente de otras personas a la distancia y al tiempo (este es un voto a favor de la era digital)

    Saludos y que estes bien¡¡

    SMS

    • Gracias por tu comentario, me alegro mucho de que te haya parecido útil.
      Si te interesa conocer más sobre liderago y como ayudar a tu equipo a estar motivado en esta dura tarea (tanto laboral como personal), te recomiendo que leas el libro “La Paradoja” de James C. Hunter. En él (en un formato un pelín demasiado de auto-ayuda para mi gusto) se narra en modo historia cómo un líder tiene que ayudar a su equipo y es él el que “sirve” a los que están por debajo en la cadena de mando, en vez de alrevés, como suele ocurrir a menudo. A mi me pareció interesante.

      Un saludo,
      Lorena.

  2. ¡Curioso artículo!

Deja un comentario